Redimensionar texto

-A A +A

Plaza de la Restauración

La Plaza de la Restauración

En 1849 se habían iniciado los mayores emprendimientos constructivos del Gobierno  de Cerrito, para el Pueblo de la Restauración, es decir la Iglesia, el Colegio Oriental y la Plaza.
La Iglesia San Agustín fue inaugurada el 12 de octubre de 1849, aún sin estar terminada.
El colegio Oriental se terminó casi sobre 1850, pero la plaza en esa fecha era baldía.


El 8 de Octubre de 1851 termina la Guerra Grande y se pacta la “Plaza sin vencidos ni vencedores”.   
Ese año el presidente del país pacificado, Don Joaquín Suárez, para fortalecer ese espíritu de re-encuentro en paz de los orientales decreta que el Pueblo de la Restauración pase a llamarse “Villa de la Unión” 

Evolución de la “Plaza de la Restauración”

1849- Sobre fines de este año, la plaza es un descampado con un aljibe en su centro y carece de nombre oficial, aunque popularmente es conocida como la Plaza de la Iglesia.

1854- Se plantaron retamas, sigue el pozo con brocal y todavía no tiene nombre oficial. El Batallón del cuartel de la Unión comienza a brindar con su banda, conciertos regulares. 
Ese año muere el General Rivera. El 19 de enero el cortejo fúnebre pasa por su lado en dirección a la Iglesia donde reposarán sus restos durante la noche. Al día siguiente parte el cortejo hacia Montevideo, donde Rivera será enterrado.

1855- Sin novedades en la plaza pero agitación en la Unión. Se produce un levantamiento contra el gobierno del Gral. Flores. Los militares floristas sitian a Montevideo, que era la sede de los revolucionarios. Para allanar el conflicto en la Unión, cuartel de las fuerzas de Flores, se signa un acuerdo conocido como el “Pacto de la Unión”.
Manuel Oribe, cabeza de Partido Blanco y Venancio Flores líder del Partido Colorado se comprometen a “procurar la extinción de los odios que hayan  dejado nuestras pasadas disenciones”.

1858- Aún la plaza no tiene nombre oficial. Pero se plantan árboles y se reponen otros. Otro cortejo fúnebre pasará a su lado, conduciendo los restos mortales de Don Manuel Oribe hacia la Iglesia de San Agustín, donde serán sepultados.

1860- Su fiel vecino por el este, el ex Colegio Oriental, por disposición del Presidente Don Bernardo Berro, alojará al Asilo de Mendigos. Testimonio de ese emprendimiento fue la colocación de un bajorrelieve que dice: “1860 – Asilo de Mendigos”; en la ochava del edificio sobre la intersección de la calle Industria y la calle Asilo. Aún permanece en ese lugar con muy buena visibilidad. 

1866- El 1 de noviembre , con una romería y un Te Deum, en la iglesia San Agustín se celebra la iniciación del Camino de la Unión

1867- Plaza San Agustín
Siendo presidente el Gral. Flores, atento al auge del comercio de la población y de las mejoras edilicias en la Unión, decreta la primera nomenclatura oficial, luego del fin de la Guerra Grande. La plaza se llamará oficialmente San Agustín. Las calles que la rodean cambiarán sus nombres, que venían desde la nomenclatura adoptada para el Pueblo de la Restauración en 1849.

La única calle que llagaba a la plaza por el norte, cambiará de calle San Agustín a Agricultura (Miró)
La calle al norte de la plaza cambiará de calle “Que va a la Plaza” por “Del Asilo” (Asilo)
La calle que limitaba a la plaza por el sur llamada la calle “Que va al Molino” será Figueroa. Otras calles emblemáticas de la nomenclatura del Gobierno del Cerrito para la Restauración, también cambiarán sus nombres.
La calle Del Cardal será “Del Comercio” (Comercio), Del Buceo será “Artes” (Gobernador Viana), Del Campamento será “Industria” y la Del Colegio será “Larravide”. 

Se inicia también el empedrado de las principales calles de la Unión. En este año, la calle 8 de Octubre pasó a llamarse 18 de Julio. Es en 1919 cuando retoma su nombre original como Av. 8 de Octubre.

1868-  Al empezar el año, solo dos árboles tenía la plaza, pero a fines de 1868 se plantan acacias y se mejora su prolijidad.

Por la vecina calle 18 de Julio, comienza a circular el “Tranvía de la Unión”. Esta líneas de tranvías a caballo fue la primera líneas de transporte colectivo de tranvías a tracción a sangre en Uruguay y en América del Sur. Unía la Estación Unión con el Centro, hasta la calle Ciudadela.

La plaza es sacudida por la agitación provocada en al Unión por una epidemia de cólera. Don Luis Bonavita señala que en los 5000 habitantes de la Unión fallecen 448. En el vecino Asilo de Mendigos fallecen 80 ancianos.

El 19 de febrero fallece el Gral. Flores en un atentado.

1872-  La plaza recibe varias especies de plantas y se instalan bancos. Su vecino por el este, el ex Colegio Oriental recibirá un segundo piso, quedando así conformado su actual perfil.

1897- Plaza 21 de Setiembre
Es el nuevo nombre de la palaza. Será importante el cambio paisajístico que sufrirá al recibir del vecino Racine la más importante donación de especies botánicas como cedros, pino, cipreses, araucarias y palmeras.
Siendo presidente Don Iriarte Borda, el blanco Aparicio Saravia entra por la frontera con Brasil e inicia una revolución en su contra. En su transcurso, en un atentado, Iriarte Borda pierde la vida.
Se pacta más adelante el cese de las hostilidades, lo que ocurre el 21 de setiembre. El gobierno homenajeó la fecha de la vuelta a la institucionalidad dándole a la plaza el nombre de la fecha en que se produce la reconciliación. 

1905- Plaza Juan Carlos Gómez
Este hombre público tuvo una intensa actividad política en la segunda mitad del siglo XIX. Fue también ministro, periodista y escritor. El gobierno homenajeaba así su trayectoria.
Al año comenzó a circular por 18 de Julio (8 de Octubre) el tranvía eléctrico cuya base locativa era la Estación Unión en 8 de Octubre y Villagrán.

1917- En la plaza se colocan faroles eléctricos y bancos. En el oeste culminan, en este año,  las obras de la nueva Iglesia de San Agustín, inaugurándose como Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa.

1919- Plaza Cipriano Miró
Fue la Junta Económica Administrativa, el 15 de febrero de 1919, quien dispuso la nueva denominación.
Miró fue un singular militar argentino con extensa y variada actividad pública. Soldado de San Martín, luchó con Brasil junto a los orientales tras 1828, se radicó en Uruguay, juró la Constitución de 1830, luchó con Lavalleja contra Rivera, en la Guerra Grande estuvo con Oribe. Luego de la plaza de 18 de octubre cumplió funciones de ministro y varias funciones políticas. Afincado en la Unión fallece en 1889.

La calle 18 de Julio vuelve a ser en este año 8 de Octubre, en su tramo entre Bulevar Artigas y la Unión.

1922- Uno de los clásicos vecinos de la plaza, el Asilo, abandona el edificio del ex Colegio Oriental y se instala en la que fuera chacra de Basañez, como Hospital Asilo Piñeiro del Campo.
El emblemático Colegio Oriental de Oribe será sede del Hospital Pasteur.

1925- Los vecinos piden mejoras en la plaza como mejor iluminación y bancos. Se plantan araucarias, pinos y palmeras. La Av. 8 de Octubre recibe pavimento de hormigón.

1929- por 8 de Octubre comienzan a circular los primeros ómnibus con motor a explosión de la legendaria Línea A.
En la plaza se instala una verja perimetral u una fuente de fundición en u centro. Por las protestas y críticas se elimina el sector sobre las calles Asilo y Domingo Ereño.

Se quita finalmente toda la verja y se reforma el trazado de la plaza.
En los años venideros numerosas estelas en memoria u homenaje a destacados vecinos de la Unión se perfilarán en la plaza.


Juana de Ibarbourou fue vecina de la plaza. Residió entre 1918 y 1921 en asilo 3621, allí escribió y publicó dos de sus más famosas obras: “L as lenguas de diamante” y el “Cántaro fresco”.
Visitante regular de la plaza dejó este relato:


“Hace unos años que vivo en la Unión. Y quiero como si fuera el mío a este pueblo recogido y quieto, de calles tortuosas llenas de silencio. ¡Ah, que encanto de plazuela!. Cuadrilátero de soledad rumorosa y sombra verde, pajarera, libre, retazo de selva con pinos anchísimos y gramilla espesa.
En el centro de la plaza la fuente humildísima. Los gorriones alborotadores han hecho de la taza de la fuente, su baño.
En el verano voy con mi hijo, tempranísimo, a disfrutar del espectáculo lleno de gracia; los pájaros se zambullen en el agua por parejas; pían esponjándose las pardas plumas y vuelan luego a los árboles…”

1996- Plaza de la Restauración
En diciembre de 1996 se decreta el nombre actual de la plaza. Se valoró que la plaza como centro del Casco Histórico de la Unión debería relacionar su nombre con la del pueblo que fue parte. Ello significa perpetuar la memoria de esa rica etapa histórica en que el Pueblo de la Restauración originó a la Unión.

Material aportado por la Comisión de Patrimonio del Concejo Vecinal 6

Contenidos relacionados: 

AddToAny

Compartir