Redimensionar texto

-A A +A

La Unión

“La Unión es el recuerdo que dejó el Gral. Manuel Oribe en la época en que sus batallones abrazaban la cintura de la Nueva Troya; y desde octubre de 1851 en que cesó la sangría fraterna, es una entidad muy diferente a las demás que la rodean: un remanso a la orilla de la ciudad que nunca le pudo borrar su inocente aspecto de aldea romántica. Fue romancesca en idilios de reja y valiente en las sangrientas y turbias jugadas; tuvo los defectos de las grandes ciudades y los recios valores de los pequeños pueblos. Como no tenía galas para vestirse, se rodeó de molinos... Porque tiene su historia, casi le sobra leyenda y ni una ni otra dejaremos perder..."

Dr. Luis Bonavita

Sobre partes de terrenos situados en el paraje que se llamara “Quebrada de Montevideo”, por ser la prolongación del hoy Cerrito de la Victoria -antes denominado “Montevideo Chico”- se formó frente al Camino Real el “Caserío del Cardal”, que tenía en 1840 una escasa y disgregada población. Su nombre provenía de la cantidad de cardos de castilla que había en el lugar, los cuales habían sido traídos por los españoles. Sus pobladores y las pulperías, los molinos, tahonas, hornos, saladeros y chacras tenían por asiento las tierras comprendidas entre las actuales Camino Corrales y Bv. José Batlle y Ordóñez.
Sitiado Montevideo en 1843 por las fuerzas porteñas al mando del general oriental Manuel Oribe, el Cardal se convirtió en punto estratégico de aprovisionamiento y su población aumentó en gran número con las familias de los jefes y oficiales invasores, y otras llegadas desde Montevideo. Eso dio idea al Gral. Oribe de fundar un pueblo, y para ello encargó al Coronel de Ingenieros José María Reyes su delineación; éste mantuvo en su trazado el Camino Real y las calles hoy llamadas Comercio, Larravide y Pan de Azúcar (antiguas del Cardal, del Colegio y Toledo, respectivamente), ya que éstas eran divisorias de chacras.
Así llegamos al momento en que la nueva población recibe su bautismo; fue el 24 de mayo de 1849, según decreto firmado por Oribe y Bernardo Berro en el cuartel general del Cerrito de la Victoria. El mismo establecía que se erigía en Pueblo, con el nombre de “La Restauración”, la población formada en el Cardal. La calle que tenía el nombre de calle de la Restauración pasaba a llamarse Gral. Artigas, y los nombres de las demás calles y plazas de dicha población recibirían nueva denominación por decreto separado.
El Pueblo de La Restauración vivía en forma cómoda, ya que el gobierno de Rosas pagaba bien a sus soldados; el comercio era floreciente y buena cantidad de negocios, de diferentes ramos, estaban instalados sobre la calle Gral. Artigas. Se calculaba su población en aproximadamente seis mil habitantes, los que tenían por diversiones los partidos de truco en el Café de los Federales y en el café El Defensor de la Leyes, el reñidero de gallos, la cancha de pelota vasca y las fiestas familiares con guitarras, payadores, pericón y el Candombe a cargo de los negros.
El 12 de octubre de 1849, en plena Guerra Grande, se inauguraba la Parroquia San Agustín, construida sobre terrenos cedidos por don Tomás Basáñez, obra monumental para la época. Por entonces, la República tenía dos gobiernos: el sitiador –del Gral. Oribe- instalado en el Cerrito, y el de la defensa –presidido por Joaquín Suárez- dentro de los muros de Montevideo. Transcurrían casi nueve años de la llamada Guerra Grande, cuando el 8 de octubre de 1851 -y bajo la consigna de “ni vencidos ni vencedores”- la misma se da por finalizada mediante la intervención de los generales Eugenio Garzón y Justo José de Urquiza. De esta forma, el gobierno de la Capital controla totalmente el país y el Gral. Oribe se retiró a la vida privada.
Como homenaje a la paz celebrada, el Presidente Joaquín Suárez dictó el siguiente decreto:

“Villa de La Unión
Decreto del 11 de noviembre de 1851
Con el interés de perpetuar en la memoria de los pueblos el recuerdo de la feliz terminación de la época calamitosa que la República acaba de atravesar, y de borrar hasta donde sea posible los vestigios de la dominación extranjera, que tanto ha pesado sobre el bienestar y la riqueza del país, el Gobierno Acuerda y Decreta:
Artículo 1º - El Pueblo existente en el Partido del Cardal, conocido con el nombre de La Restauración, se denominará en adelante 'Villa de La Unión'.
Artículo 2º - Dicha Villa tendrá la administración local que le corresponda con arreglo a su población, y la extensión de la jurisdicción territorial que oportunamente se le designará.

Joaquín Suárez
Presidente
Manuel Herrera y Obes
Ministro de Gobierno”

Es -entonces- observable que el 11 de noviembre de 1851 solamente se produce un cambio en la denominación que poseía el Pueblo de La Restauración, ya creado oficialmente el 24 de mayo de 1849 como formalización del Antiguo Caserío del Cardal.
Pasarían desde entonces casi cien años para que la Villa de La Unión quedara anexada a la zona urbana del Departamento de Montevideo. El decreto de la Junta Departamental de Montevideo del 7 de enero de 1947, promulgado por el Intendente de la época, Don Juan P. Fabini, el 15 de enero de 1947, así lo establecía, por lo cual a partir de ese momento la histórica Villa pasó a ser barrio de nuestro departamento.

Material aportado por el Instituto de Historia y Urbanismo de la Unión (IHULU).

Contenidos relacionados: 

AddToAny

Compartir